Comidas Divertidas para los más pequeños

Alimentar a los niños no resulta una tarea fácil, por esa razón nos encontramos en la constante tarea de lograr que sus comidas sean la perfecta combinación entre nutrición y buen sabor, para que de esta manera tengamos la tranquilidad de que están recibiendo todo lo que necesitan para crecer sanos y fuertes.

Aunque darles de comer a nuestro hijos no es precisamente sencillo, tampoco tiene por qué ser un dolor de cabeza, a muchos niños no les gusta comer porque aún no descubren sus sabores preferidos, o porque prefieren hacer algo que los divierta más; y es ahí donde está la clave. Para ello actualmente existen millones de alternativas para hacer de sus comidas un juego divertido, nutritivo y delicioso, los únicos ingredientes que necesitarás para esta receta es una cucharada de creatividad, una pizca de dedicación, y por supuesto el ingrediente más importante, amor al gusto.

Pollo y verduras divertidos de comer

Esta receta nos resulta muy fácil y es una alternativa sana y nutritiva para los más pequeños, ya que no involucra un sartén lleno de grasa. Son sencillas porciones de pollo previamente molido, mezclado con huevo y un mix de verduras también molidas (de manera de que no se perciba demasiado su sabor), empanizados y cocidos al horno hasta que estén dorados (si quieres agregar un poco más de diversión puedes extender la mezcla sobre la mesa como si fuera una masa cualquiera, y darle forma a cada nugget con un cortador de la forma que más te guste para luego empanizar).

Creativo puré de pescado y verduras

Generalmente es complicado incluir el color verde en la comida de los niños, pero no es imposible. Una opción muy creativa de preparar verduras y vegetales es combinándolas con sabores sustanciosos como el pescado, y darles un poco de diversión sirviéndolos de una forma diferente. Esta receta consiste en hervir algunos vegetales con sal y hacerlos puré, colócale trocitos muy pequeños de pescado asado, y sírvelo en un bonito plato de sopa colocando encima formas divertidas con crema agria o puré de zanahoria para darle más color. Puedes dibujar quizá una cara feliz, formas geométricas, figuras de animales, flores o cualquier cosa que les guste a tus hijos para que se entretengan al comer y no dejen nada en el plato.

Animales de frutas

Las frutas son un poco más sencillas de incluir en la dieta de los niños, por sus colores vibrantes y sabores agradables; pero si tomamos estos elementos, y los utilizamos para hacer divertidas ilustraciones en un plato, los niños las van a amar. El ejemplo más sencillo que podemos poner en práctica es el “león de frutas”. Podemos armar este divertido león con una rodaja de piña para la cara, rodajas de uva y banana para los ojos, unos bigotes con cáscara de manzana y una melena naranja con algunas mandarinas.

Intenta incluir sabores sutiles y sustanciosos en una misma comida, combínalos con diferentes texturas y agrega formas divertidas para que tus hijos empiecen a devorar todo lo que les des y siempre estén muy bien alimentados.

Fuente: pequepedia.com/ninos/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *